Somos descendientes de rusos ortodoxos provenientes del antiguo Imperio Ruso, de la Unión Soviética o de la Federación Rusa.

Nuestras familias nos acompañan en nuestra vinculación a la cultura y tradiciones rusas. Nuestras raíces se adentran en los más de mil años de historia rusa. En ellos encontramos sabiduría e inspiración para aspirar a ser personas más completas y mejores.

El Círculo Ruso está formado por descendientes de rusos ortodoxos provenientes del antiguo Imperio Ruso, de la Unión Soviética o de la Federación Rusa. Nuestros padres o abuelos llegaron huyendo de grandes catástrofes humanitarias como la Revolución Rusa, la Segunda Guerra Mundial y la Caída de la Unión Soviética. Con mucho esfuerzo, a lo largo de años, lograron construir una comunidad que ha trascendido en el tiempo. Más recientemente, se han integrado también generaciones más jóvenes de ciudadanos rusos residentes en Chile.
Nuestras familias nos acompañan en nuestra vinculación a la cultura rusa y sus tradiciones.
Nuestras raíces se adentran en los más de mil años de historia de Rusia. En estas raíces encontramos fortaleza, sabiduría e inspiración para trabajar por ser personas más completas y mejores.

El Círculo Ruso se creó como un espacio comunitario centrado en los valores, cultura e identidad rusas, entendiendo por “ruso” el espacio cultural y espiritual, rico y diverso, de lo que fue el Imperio Ruso.

El Círculo Ruso es administrado por la Asociación Pro-Cementerio de Rusos Ortodoxos Residentes en Chile, formalmente fundada en 1956. La Asociación, que no tiene fines de lucro, está a cargo del cuidado de la Iglesia de la Santísima Trinidad y Nuestra Señora de Kazan, de la Casa Rusa como espacio cultural, y del Cementerio Ruso, lugar de reposo de nuestros antepasados.”